Giovanna Ribes escribe sobre el estreno de "La familia (Dementia)"

por © NOTICINE.com
Giovanna Ribes
Por Giovanna Ribes *

Con "La familia (Dementia)" quiero aportar una reflexión sobre el ser humano. su fragilidad ante la naturaleza misma y como parte de ella y, sobre todo, de las relaciones humanas, sean familiares o no.  En definitiva quiero recordar a mis padres, a mis abuelos, a mis bisabuelos por darme tanta historia vivida, por darme la capacidad de observar y, aún viendo lo negativo, amar al otro, amar al ser humano en su debilidad.

Veremos que a pesar de todos los avances técnicos, estamos aqui para cuidar los unos de los otros. Y en la pelicula he querido poner especial énfasis en los cuidados, y la figura del cuidador, normalmente una mujer de la familia, atrapada en este rol y aún asi incapaz de vivir de otra manera.
 
"La familia (Dementia)" es una historia basada en mi propia familia y por esta razón me es tan cercana, donde los personajes dejan de ser un recuerdo de mi vida para pasar a tener fuerza narrativa individual.

De esta manera, la pelicula busca entre el drama y la comedia, ya que los personajes, tal como yo, muchas veces no se creen a ellos mismos, y en consecuencia, se disfrazan de una verdad que nos hace sonreir.

Es una pelicula familiar por su contenido, pero también por haber elegido Valencia, mi ciudad natal, como escenario de la historia. Valencia está presente no sólo en las localizaciones,  desde los pueblos en medio de arrozales en contraposición con las grandes avenidas y la modernidad de la ciudad , lo tradicional y lo nuevo, viejo y joven, como los dos protagonistas,  dos generaciones que se encuentran, sino también en la comida, en la gente de esta región y su carácter y actitud muy particulares.

Valencia se propone también en la elección de usar el valenciano en los diálogos, como homenaje a nuestra cultura, en este momento de revitalización cultural que la región está viviendo. Espero que se empiece a dar el justo peso a nuestro sector audiovisual, por mucho  tiempo tenido en segundo plano en el panorama nacional, tanto a nivel de ayudas como a nivel  de distribución.

Cuando pensaba en el resultado final de "La familia (Dementia)", supe inmediatamente que deberia ser rodada en blanco y negro. Valencia y sus alrededores tienen unos colores maravillosos, una  luz increible, y en verano, un cielo azul "americano' que nunca se vuelve negro. Es una  atmosfera muy poética, perfectamente representada en los cuadros de Sorolla. donde reconocemos enseguida nuestra realidad. Por esta razón rodé mi anterior película, "Un suave olor a canela", en color, enfatizando esa atmósfera, ya que la calidad poética de la pelicula lo requería.
 
En "La familia (Dementia)" no queria que los personajes fueran absorbidos por estos colores y  esa belleza natural. Quería mostrar su esencia y sus emociones más simples sumergidas en un entorno de blanco, negro y gris. Para mantener la esencia descarnada y oscura de la película, además decidí no marcar visualmente la diferencia entre flashbacks y tiempo actual de la accion.
 
He vivido en primera persona como la enfermedad mental afecta no solo a quien la sufre sino a todos los miembros de la familia, que acaban en un estado de "pseudo dementia". Lo que normalmente se considera irreal acaba aceptándose; la agresividad del enfermo se  considera algo natural… y de esta manera la familia se transforma en una familia con un cierto grado de trastorno mental.

Para mostrar este estado de "realidad irreal", opté por no diferenciar visualmente entre los flashbacks y el presente hasta casi el final de la pelicula, cuando el deteriora mental del protagonista se ve reflejado en sus acciones (besa a un pajarito imaginario o habla con una  persona inexistente).

Desde su desarrollo, todos los elementos de "La familia (Dementia)" fueron pensados para un resultado en blanco y negro, asi como las imágenes fueron rodadas directamente en blanco y negro. Mis referencias fueron: "Ossessione" (1943), de Luchino Visconti, y "L'Eclisse" (1962), de Michelenagelo Antonioni.

(*): La valenciana Giovanna Ribes estrena su segundo largo de ficción, cuatro años después de su opera prima, "Un suave olor a canela". Antes, dirigió varios documentales, el primero de los cuales, "Todas íbamos a ser reinas" (1995) estuvo dedicado a la escritora chilena Gabriela Mistral.

Sigue nuestras últimas noticias por TWITTER.

   

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0

Comentarios